Labio y paladar hendido

LabiosEsta patología es un enorme golpe para cualquier padre al momento del diagnóstico. Afortunadamente bajo un seguimiento adecuado y manejado por un equipo multidisciplinario (odontopediatras, fonoaudiólogos, otorrinos, psicólogos, cirujanos plásticos, genetistas) tiene muy buen pronóstico. El manejo debe hacerse desde el nacimiento y requiere varias cirugías.

Queiloplastía: Consiste en el procedimiento que cierra el defecto del labio propiamente tal, se realiza entre los 3 a 6 meses de edad.

Palatoplastía: Consiste en el procedimiento por el cual se cierra el paladar del niño logrando una adecuada deglución y fonación.

Rinoplastía Leporina: Consiste en el procedimiento por el cual se mejora el aspecto estético de la nariz en esta patología y que puede ser muy estigmatizante. Se realiza desde los 15 años de edad.

Esta patología está cubierta en parte por Isapres y por el sistema AUGE.